La AFP

Ingresos y descuentos: Cómo entender tu liquidación de sueldo

Ya sea si has comenzado hace poco o llevas mucho tiempo trabajando, puede que tengas dudas sobre tu liquidación de sueldo. Por eso te ayudaremos a entenderla de forma fácil.

Para explicarte cada ítem, tomaremos de ejemplo esta liquidación estándar.

Como podrás ver, además de tus datos personales y los de tu empresa, la liquidación incluye dos grandes categorías: “haberes del trabajador” y “descuentos”. Puede que no siempre esté ordenada de esa forma, pero los elementos serán los mismos.

1. Haberes (o ingresos) del Trabajador

Son todos los ingresos que te corresponden ya sea por sueldo fijo, gratificaciones, comisiones o algún beneficio de movilización o colación. Existen dos tipos de haberes: los imponibles, que se consideran al calcular tus cotizaciones; y aquellos que no se consideran: los haberes NO imponibles.

A. Haberes Imponibles

Sueldo Fijo: Es la cantidad de dinero que te corresponde por prestar tus servicios cada mes (u otro tiempo definido).

Al ser mensual, este sueldo base no puede ser menor a un ingreso mínimo, fijado en $301.000 desde el 01 de marzo de 2019, con excepción de aquellos trabajadores excluidos del cumplimiento de jornada laboral según el artículo 22 del Código del Trabajo.

Sobresueldo: Corresponde al pago de horas extras. 

Comisión: Son el pago por comisiones de venta u otro tipo que constituya ingresos variables.

Gratificación: Por ley, las empresas deben repartir parte de sus utilidades a sus trabajadores. El empleador puede hacerlo de forma anual o mensual. En este último caso, lo verás reflejado cada mes en tu liquidación. Puedes revisar más información en el sitio de la Dirección del Trabajo.

Bonos: En caso de que tu empresa entregue ocasionalmente algún bono, lo verás en tu liquidación del mes correspondiente al pago del mismo.

B. Haberes (ingresos)

Colación: En caso de contar con beneficio de colación, estará especificado como tal.

Transporte: Al igual que la colación, si tienes beneficio de movilización, lo verás aquí.

Asignación Familiar: Es un subsidio entregado por el Estado por cada persona que vive a expensas tuya, y que además cumplan con los requisitos establecidos. Puedes revisarlo en el sitio del Instituto de Previsión Social.

2. Descuentos

Son aquellos montos que se utilizan para el pago de tus cotizaciones previsionales, de salud o seguro de cesantía. El empleador debe descontarlos de tu sueldo imponible (solo haberes imponibles) y pagarlos a las entidades correspondientes.

Cotización Previsional: Es el dinero que ahorras mensualmente para tu pensión. Corresponde al 10% de tu sueldo imponible. Este monto va a tu cuenta personal en la AFP que cotices, tal como te lo contamos en este artículo sobre qué somos las AFP y cómo hacemos crecer tus ahorros.

Comisión AFP: Corresponde a la comisión que cobra tu AFP por administrar tus ahorros. En este artículo te hablamos de la comisión como uno de los 4 elementos claves al elegir tu AFP.

Cotización de Salud Obligatoria: Es el monto que pagas a Fonasa o Isapre para contar con prestaciones de salud y equivale al 7% de tu sueldo imponible. Si tienes un plan de Isapre por menos que ese monto, el dinero restante quedará en tu cuenta de excedentes.

Seguro de Cesantía: Corresponde al pago para este seguro que podrás cobrar en caso de quedar sin trabajo. El cargo al trabajador dependiente con contrato indefinido es de un 0,6% del sueldo imponible.

Impuesto: Es un impuesto que va directamente al Estado. Solo se aplica a trabajadores dependientes con ingreso líquido imponible mensual mayor a 13,5 UTM ($656.032 a Mayo de 2019). Para conocer los porcentajes según tu sueldo puedes ver este sitio del Servicio de Impuestos Internos.

Además de estos descuentos, también podrías ver en tu liquidación aquellos que hayas acordado con tu empleador, como los descuentos por planilla, para Ahorro Voluntario u alguno de otra naturaleza.

Si quieres conocer los beneficios que trae el pago de cotizaciones, te recomendamos revisar este artículo.

3. Sueldo Líquido

Generalmente al final de la liquidación podrás ver el sueldo líquido, que se refiere a la diferencia entre todos los ingresos y descuentos. Es decir, es el saldo final que el empleador debe pagarte.